El masaje con piedras calientes  combina el masaje terapéutico tradicional con la aplicación sobre la piel de piedras a distintas temperaturas, para facilitar que fluya la energía vital.

Una técnica que se comenzó a usar hace cientos de años atrás y que ahora es un básico en la vida de muchas personas que viven bajo presión.

 

¿Qué beneficios nos aporta el masaje con piedras calientes?

Eliminación de las toxinas de la piel a través de la sudoración, que se produce a causa de la alta temperatura de las piedras.

Mejora del sistema circulatorio, gracias a la diferencia de temperatura de las piedras y a la acción del masaje

Se reducen los dolores musculares por lo que se pueden reducir contracturas y espasmos.

¡No olvides ver el siguiente video!