Medicina natural

publicado en: Blog | 0

Medicina natural

 

aceite esencial de romero
aceite esencial de romero

 

Hola?

Hoy os vamos a hablar de la Aromaterapia como medicina natural. Es la técnica de utilizar los principios activos de las plantas, frutos y árboles medicinales, en forma de aceite esencial.

Aplicándolos diluidos en un aceite vegetal puro, ya sea por vía olfativa (en un difusor ambiental o en las muñecas y oliendo) o por vía tópica con un suave masaje en la piel.

Os explicamos a continuación, como se obtienen, sus diferencias y como utilizarlos adecuadamente.

¿Como se obtiene un aceite esencial?

Los aceites esenciales son extraídos mayoritariamente por el método de destilación con vapor de agua, obteniendo así un aceite esencial con todas las propiedades curativas de cada una de las plantas, frutos y árboles con propiedades medicinales.

En algunos casos, la extracción de estos aceites se puede realizar por presión, como es el caso del aceite de cascara de cítricos, y en otros como las resinas, tipo “Mirra” ,se necesita de procesos más complejos.

Tipos de aceites esenciales

Básicamente se dividen en dos grupos: los puros y los puros quimiotipados.

  • Aceites esenciales puros: Son aquellos obtenidos de plantas , frutos o árboles medicinales y envasados sin ser diluidos en aceites vegetales o cualquier otro medio para aumentar su volumen y rebajar su precio.
  • Aceites esenciales puros quimiotipados: Estos aceites son totalmente puros, con la diferencia, que para asegurar su efectividad medicinal, se analizan y se le incorporan los principios activos naturales que le puedan faltar.

Es muy importante tener en cuenta que, en función del área geográfica, la época de recolección y la variedad de la familia de las plantas, en dos plantas iguales los aceites esenciales obtenidos tendrán principios activos en distinta proporción.

¿Como saber si un aceite esencial es puro?

Realmente es muy fácil, basta con mirar detenidamente la etiqueta del envase.

En primer lugar debe indicarte el nombre de la planta en latín (por decirlo de una manera sencilla es como su documento de identidad), se hace para identificar la planta y variedad concreta de donde se ha extraído el aceite.

Por ejemplo del aceite esencial de romero existen múltiples variedades (oficinalis, verbenona, cineol), por ello lo que comentábamos de los quimiotipos, además del nombre en latín puede aparecer lo de quimiotipo oficinalis etc.

También es importante  que aparezca la parte destilada, rama, hojas flores o frutos y a ser posible la procedencia.

Al final de todo esto está el precio. Para conseguir 1 litro de un buen aceite esencial puro son necesarias varias toneladas de materia prima, así que los aceites esenciales de calidad medicinal no son precisamente económicos.

Desconfiar de productos muy  baratos, puede que estén diluidos en un aceite vegetal para economizarlos, así  también se disminuye su efectividad medicinal.

¿Como se utilizan los aceites esenciales?

Se pueden utilizar de varias formas:

 

En difusor: dependerá del tipo de difusor que tengamos en casa; existen varios tipos:

Los hay que llevan una pequeña lámina como de papel y se añaden unas gotas de los aceites esenciales en ella.

Otros funcionan con vapor y arrastran en él, el aceite esencial que se deposita en el recipiente que lleva incluido para los aceites y al final los tradicionales quemadores con la velita, en los que hay que procurar poner agua y dosificar cuidadosamente un par de gotitas del aceite esencial.

No es conveniente estar utilizando el difusor de forma continua todo el día. Lo recomendable es usarlo en tiempos cortos, por ejemplo  durante 30 o 40 minutos y hacer un descanso del mismo periodo de tiempo. En la actualidad los hay que ya vienen programados para que se paren automáticamente y realizar este descanso.

 

Por vía tópica: utilizaremos un aceite vegetal como portador, ya sea almendras dulces o cualquier otro, según nuestras necesidades dermatológicas. Escogeremos el más indicado, le añadiremos unas gotas del aceite esencial o de la mezcla de ellos que deseamos para el tratamiento correspondiente.

Primero nos pondremos un par de gotas del preparado en las muñecas y las frotaremos entre sí, a la vez que nos las acercamos a la nariz y olemos fuertemente. Acto seguido podemos realizarnos con unas gotas del preparado, un ligero masaje en los Chakras.

 

En el baño: si disponemos de bañera, la llenamos de agua templada, no excesivamente caliente.

En la palma de nuestra mano nos ponemos una pequeña porción del jabón liquido que utilizamos habitualmente (se puede sustituir por una cucharadita de sal o de bicarbonato) y le añadimos tres o cuatro gotas del preparado de aceites esenciales y aceite vegetal. Lo mezclamos y agitando suavemente las manos en el agua de la bañera lo diluimos y procedemos a darnos un bañito medicinal.

Debemos tener especial cuidado en no mojarnos los ojos con el agua que contiene aceites esenciales”.

 

Esperamos que os haya gustado la entrada de hoy y recordar las pautas a seguir a la hora de elegir un buen aceite esencial.

¡Hasta otra! ?